Esta es una de mis historias favoritas, inevitable ver este testimonio de fé y constancia de Arthur Boorman y no derramar una lágrima. No hay meta que no podamos alcanzar...
Continuar leyendo »